El Gobierno prevé recaudar 300 millones con el impuesto sobre los depósitos bancarios