El Gobierno muestra su "inquietud" por la huelga de estibadores, pero dice que el servicio está garantizado