El Gobierno vetó iniciativas para ligar las pensiones al IPC alegando que costaría unos 2.000 millones