El Gobierno articulará una vía de arbitraje para los preferentistas