El Gobierno no está de acuerdo con Standard and Poor's