La Generalitat Valenciana suprime 46 empresas públicas y reduce la plantilla en más de 3.000 trabajadores