Gao Ping contaba con un grupo de sicarios a su servicio