El fondo de rescate mantendrá su vigilancia sobre España