Fomento trabaja 'in extremis' para evitar que las autopistas en quiebra R-3 y R-5 cierren en octubre