Fernández Ordóñez no descarta la creación de un 'banco malo' con activos de peor calidad