El Gobierno justifica no actualizar y lo califica como un "ejercicio de responsabilidad"