El FROB impone fuertes quitas para las preferentes de la banca nacionalizada