España se desmarca del empeoramiento generalizado de las previsiones del FMI