La eurozona entró en recesión en el tercer trimestre al caer el PIB un 0,1%