Europa se suma a los tijeretazos generalizados