Europa se enfrenta al fantasma de la recesión