"Ni un paso atrás", la consigna de los estibadores en una semana decisiva