¡España en venta! De Guindos, abroncado en Londres