Barroso apuesta por los eurobonos mientras Grecia anuncia más recortes