El mercado inmobiliario sigue en fase de parálisis