El pesimismo se adueña de los mercados