Uno de cada cuatro contratos en España dura menos de siete días