Las ejecuciones hipotecarias cayeron un 15,6% en 2015, los desahucios solo un 1,1%