El fantasma de la recesión amedrenta a Davos