Dos de cada diez menores de 30 años pueden irse de casa de sus padres