Los líderes de la UE cierran un presupuesto más austero para los próximos siete años