La confianza del consumidor se mantiene estable aunque mejoran las expectativas