Los grandes depositantes en Chipre perderán mucho más de lo que temen