Cepsa apuesta por un entorno de precios del crudo de 70 u 80 dólares que permita recuperar las inversiones