Montoro impone a las CCAA el duro ajuste de déficit anunciado