Un grupo de empresarios quiere hacerse con el aeropuerto de Castellón por 200 millones