Los carburantes, por las nubes