La preocupación por el paro cae a su cota más baja desde 2010