Los sindicatos exigen un cambio urgente en las políticas económicas y sociales