Bruselas admite que los grandes depositantes deberán asumir pérdidas en futuros rescates