La libra modera su caída al 9% y se sitúa en niveles de 2009