La Bolsa de Tokio se desploma un 5,40% al cierre, su mayor caída desde 2013