Bolivia sitúa la edad mínima para el trabajo infantil en los 10 años