El Banco de España defiende la compra de deuda soberana