El Banco de España prevé un crecimiento cercano al 2% en 2015