Las grandes empresas reducen los salarios un 10 por ciento de media