Arturo Fernández que votó las cuentas de Bankia sin leerlas