París y Berlín apuestan por un nuevo tratado aunque no incluya a los Veintisiete