Los peritos de Bankia insisten en que las tarjetas eran ajenas al control interno