La reunión de la estiba, 'en vía muerta'