La última adquisición de Amancio Ortega: un hotel en Nueva York por 61 millones