Gallardón cifra en 6.000 millones la deuda pendiente por fraude