La Seguridad Social recupera niveles de cotizantes similares a los que tenía en 2010