Se dispara el precio del aceite por culpa de la sequía y del calor