ATA considera que los precios bajos o planos son mejores para la economía y la competitividad española